La poesía de Ernesto Cardenal: un dios íntimo y plural